domingo, 7 de abril de 2013

Haciendo historia sobre el ERP


¿Sabe cómo nacieron los sistemas ERP que hoy utilizan la mayoría de las empresas? Su origen, curiosamente, tuvo lugar en Estados Unidos a finales de la Segunda Guerra Mundial. El gobierno estadounidense necesitaba una forma de organizar el inventario del que disponía y administrarlo en el frente. Comenzaban a aparecer sistemas informáticos y se diseñó un programa para dar una solución y organizar los recursos del Ejército norteamericano.
Una vez comprobadas las posibilidades que otorgó este programa, y finalizada la guerra, estos sistemas de gestión pasaron a la industria. El tejido industrial, en incipiente desarrollo, adoptó estos sistemas entonces bajo la denominación de MRP (Sistemas de Planificación de Materiales), para planificar y organizar los métodos de fabricación. Las empresas los utilizaron inicialmente para efectuar los cálculos que precisaran las necesidades y las previsiones de producción.
Pronto, estos sistemas fueron evolucionando. Con el crecimiento de las empresas se requerían nuevas soluciones tecnológicas y esos recursos de MRP fueron ofreciendo nuevas formas de planificación, basándose en la demanda para organizar las necesidades de producción, el orden en la manufactura y el inventario, entre otros aspectos.
Además, fueron integrando nuevas herramientas que facilitaban a la gerencia la posibilidad de ir adecuando la producción a la previsión de la demanda. Ya a mediados de los 70, este sistema evolucionaba en el denominado MRP II, que era capaz de integrar algunas de las tareas de la industria, como la gestión de las necesidades de materiales, y determinaba la capacidad de producción.
Los 90: la irrupción del ERP
La tecnología fue sumando nuevos avances y posibilidades a esta herramienta hasta que, ya en la década de los 90, surgió el ERP como un programa que permitía organizar la gestión empresarial, integrando y unificando la información procedente de los distintos departamentos de una empresa.
Esta tecnología, que en solo dos décadas ha experimentado una gran evolución y expansión, tenía inicialmente un alto coste, solo accesible para las grandes compañías. Sin embargo, en estos momentos se trata de un software de gestión generalizado y al alcance de todas las compañías, sea cual sea su tamaño. La evolución tecnológica, del software, la profesionalización de la gestión empresarial y el aumento en el número de proveedores han contribuido a que sea accesible, tanto por su coste como por su facilidad de implementación.
A la profesionalización y eficacia en la gestión que ofrece el ERP se suma además otra ventaja: las nuevas funcionalidades y mejoras que aporta ya que puede enlazar e integrar otros sistemas como el CRM (programas de gestión de clientes) y herramientas de Business Intelligence. 

lunes, 21 de mayo de 2012

La seguridad, una garantía del ERP


En el momento de incorporar un sistema ERP una de las principales interrogantes que pueden surgir es la seguridad de estos sistemas. Contar con una plataforma que centraliza toda la información de su empresa, con datos vitales para la gestión, y a la que se puede acceder a través de Internet, ocasiona dudas y numerosas preguntas.
Precisamente por la trascendencia e importancia de los datos que albergan los sistemas de ERP, la seguridad es una de las principales premisas y uno de los aspectos cuidados de forma exhaustiva por los proveedores y desarrolladores de estos servicios. Los sistemas de gestión empresarial están diseñados bajo estrictos controles y barreras de seguridad, algo que su empresa debe valorar y exigir a la hora de elegir un proveedor de software.
Hay distintas formas de proteger su información y tener un control total sobre los accesos que se realizan. Por ejemplo, se establecen distintos niveles de acceso a esa plataforma en la que se agrupan y gestionan todos los datos. De esta forma, cada departamento puede acceder exclusivamente a la información que precisa y que tiene que gestionar. Igualmente, se establecen jerarquías para que la dirección de la empresa pueda controlar todos los procesos.
Además, se establecen registros mediante los que se puede hacer un seguimiento sobre qué personas o departamentos, y desde qué ordenadores, acceden a los datos. Con estos métodos se evita que la información se canalice de forma inadecuada y se garantiza que se está cumpliendo con la confidencialidad de datos y con la Ley Orgánica de Protección de Datos Personales.
Otro sistema utilizado para proteger dicha información es la encriptación de datos, un sistema mediante el que se protege gran cantidad de documentación, que se puede recuperar en cualquier momento.
En cuanto al acceso a Internet, los proveedores de servicios ERP dotan a estos programas de las oportunas medidas de seguridad para evitar intrusiones. Igualmente, en el caso de que opte por software en alquiler, deberá exigir su proveedor las barreras de seguridad necesarias en los servidores en los que estará alojado su ERP. La seguridad, como vemos, lejos de ser una amenaza es una garantía del ERP.

jueves, 10 de mayo de 2012

Tendencias del ERP: ERP móvil y soluciones en la nube


Desde los años 90, cuando comenzaron a generalizarse los ERP en el ámbito empresarial, este software de gestión ha ido evolucionando y adaptándose a los distintos avances tecnológicos. Ha ido incorporando nuevas capacidades, nuevos programas, ha asumido las posibilidades que ha ido facilitando la informática, mejorando su información, su capacidad, su usabilidad… 
Los ERP, que antes eran aplicaciones costosas en cuanto a su implementación, su diseño y su usabilidad, se han ido haciendo cada vez más versátiles, con una arquitectura y diseño más flexible que favorece la posibilidad de incorporar un  universo de aplicaciones y de integrarlos para unificar y hacer más eficaz la información.
Así, el ERP ha sido capaz de integrar el CRM, el Business Intelligence e incluso los recursos social media; se puede aplicar de forma modular, tiene soluciones específicas y verticalizadas y es escalable de forma que la empresa pueda hacer crecer la aplicación cuando lo precise. 
Se ha generalizado el uso de soluciones a través de Internet y de web services para que la empresa pueda acceder a sus aplicaciones ERP allá donde esté. Esto, junto a la proliferación de nuevos dispositivos móviles –tablets y smartphones- ha llevado al reto de la movilidad en el ERP.
El cliente de ERP reclama poder acceder desde estos dispositivos a este tipo de herramientas. Si bien sería complejo poder ofrecer un acceso a la herramienta integral, con todas sus pantallas y visualizaciones, los proveedores de software están ofreciendo versiones o adaptaciones móviles desde las que se puede tener acceso a la información y a sus principales funciones.
ERP en la nube
Otra de las tendencias que abre nuevos campos al ERP es el cloud computing, el almacenamiento de datos en la nube, que nos facilita un acceso más rápido a nuestros datos.
Si bien algunas empresas se muestran un poco reacias a mantener la información en un sistema cloud, se trata de un método que ofrece todas las garantías y que, además supone un importante ahorro a la hora de implantar estos sistemas.
Estos aspectos, cómo hacer el ERP más manejable en los dispositivos móviles y la generalización del uso de la nube serán sin duda algunos de los ámbitos en los que veremos crecer estas soluciones de gestión empresarial en los próximos años.
Y su empresa..¿trabaja ya en la nube?

lunes, 30 de abril de 2012

El valor del ERP en tiempos de crisis


En una situación de crisis como la que atravesamos en estos momentos, cuando la empresa comienza a reducir beneficios, se produce una tendencia a reaccionar, de forma inmediata, recortando costes en diferentes ámbitos, especialmente en el área de marketing, tecnología y personal.
Sin embargo, lo que procede en estas situaciones es hacer una reflexión de la situación y definir nuestra estrategia a corto y medio plazo. Más allá de reducir algunos costes, la empresa debe buscar el modo de optimizar sus procesos, mejorar su funcionamiento, acortar tiempos de respuesta… De este modo podrá ser más competitiva en un mercado que atraviesa dificultades.
Los momentos de crisis son también momentos de oportunidades y hay que estar preparado para poder aprovecharlas. En este punto es en el que nos puede ayudar un sistema de gestión empresarial ERP, una aplicación que integra toda la información de nuestra empresa para hacerla más eficaz y productiva.
Disponer de un ERP adecuado a las características de la empresa y correctamente implantado puede reducir los costes administrativos, acortar los tiempos y potenciar las ventas. Por lo tanto, más allá de la inversión que hay que realizar para profesionalizar nuestra empresa, el ERP supone una buena herramienta para afrontar una situación complicada.
A la hora de seleccionar un ERP, especialmente en momentos tan complicados para el mercado como el que vivimos actualmente debemos fijarnos en varios aspectos. En primer lugar es importante que contemos con una herramienta que nos garantice flexibilidad y capacidad para adaptarse a los cambios y a la evolución de nuestra compañía.
En este sentido, precisamos una herramienta con un tiempo de implantación que no se demore en exceso en el tiempo, para no interferir en nuestro trabajo y conseguir cuanto antes disfrutar de sus beneficios. En este punto será clave tanto la planificación, como el asesoramiento y la formación que le preste su proveedor.
Asimismo, al planificar la implantación de nuestro ERP debemos tener muy en cuenta qué información queremos obtener. Precisamente esos datos, los informes que pueda generar nuestro ERP serán nuestra principal herramienta a la hora de tomar decisiones. Este es el punto clave del ERP, ya que es el que nos ayudará a determinar medidas y a reaccionar de forma rápida.
La diversidad de modalidades y de soluciones de software ERP, así como de proveedores, nos deben llevar a buscar una herramienta que se adapte a nuestras circunstancias al mejor precio, pero siempre optando por un proveedor que le ofrezca las máximas garantías.
Y en su caso... ¿qué ventajas obtiene su empresa gracias al ERP en estos momentos?

miércoles, 25 de abril de 2012

CRM Móvil: Nuevas formas para la Pyme de hacer negocios en un entorno de Movilidad.


La telefonía móvil y la irrupción de los dispositivos portátiles, con las tablets y los smartphones, han cambiado nuestras formas de comportamiento, de relacionarnos, nuestra manera de observar el mundo y nuestros hábitos de consumo. Todo está en la red y ahora podemos acceder a ella en cualquier momento y desde el lugar en el que nos encontremos.
Comienza de este modo la era post-PC ya que, durante el año pasado, el smartphone superó al PC como terminal inteligente más vendido en el mundo, con 107 millones de unidades de teléfonos inteligentes comercializados (un 74% más) frente a 85 millones de PCs.

A esto se suman los tablets que han experimentado un espectacular ascenso en el último año, con un incremento interanual del 300%. En España, la eclosión de estos dispositivos es especialmente notable ya que el 8,8% de los usuarios de smartphones tiene también una tablet, según un estudio de ComScore y Telefónica Alemania.
Adaptarnos a esos cambios, a esa evolución y revolución tecnológica implica también una actualización de nuestro CRM, una herramienta básica para la gestión de nuestros clientes y de la actividad de nuestra empresa. El Customer Relationship Management (CRM) es, más allá del software mediante el que se aplica, una filosofía de la empresa en su afán de mejorar su eficacia a través de una excelente relación con sus clientes, con el reto de mantener su confianza, fidelizarlos y lograr nuevos compradores.
Nuestro CRM debe adaptarse a los cambios y a las nuevas tecnologías. Al igual que nuestro cliente puede comparar, comprar o visitar nuestro escaparate desde cualquier punto y en cualquier momento, nosotros debemos ser capaces de ser versátiles y gestionar esa relación con los clientes ‘de forma móvil’.
De esto precisamente se encarga el CRM Móvil, que busca, a través de nuevos dispositivos móviles y de un software avanzado, cumplir el objetivo de integrar la gestión con nuestro público: conocer qué es lo que desea y espera el cliente, responder a sus expectativas y generar otras nuevas, identificar su comportamiento, conocer qué puede ofrecerle y rentabilizar esta información. 
Para llevar a cabo esa "gestión en movilidad" han surgido en los últimos meses avanzadas soluciones de CRM especialmente diseñadas para tablets, unos dispositivos que aventajan en comodidad y usabilidad a los ya tradicionales portátiles y a otros dispositivos móviles. Estas soluciones, adaptadas al formato táctil, sencillas e intuitivas y con un diseño ante todo funcional, recogen toda la información necesaria para el trabajo de los comerciales o responsables de ventas de la empresa, como la gestión de la agenda, las cuentas y el historial de nuestros clientes, el acceso a la comunicación corporativa, al catálogo de producto, el directorio de empresas y de tarifas o a la gestión del producto.

Solmicro, líder del mercado en desarrollo ERP-CRM,  pone a tu disposición su nuevo CRM Tablet con toda la información que necesitas para darle a tu empresa el empujón definitivo hacia la movilidad. Solicita la CRM GUÍA DE MOVILIDAD. Nuevas formas para la Pyme de hacer negocios en un entorno de Movilidad en nuestra web y la recibirás totalmente GRATIS.

viernes, 20 de abril de 2012

Y el ERP ¿qué coste tiene?


Esta es otra de las preguntas que se plantean muchas empresas al decidir la implantación de un software ERP: el coste que le va a suponer. Se trata de una interrogante a la que es difícil contestar ya que va a depender del tipo de software que precise, de los módulos a implantar, del proceso de adaptación que requiere…

Sí que puede tener en cuenta, como referencia, que la puesta en marcha de un sistema ERP se integra de tres apartados principales:

En primer lugar está el software de gestión, que implica las licencias de uso y los módulos que se han de implementar (como vimos en un post anterior existen distintos módulos: financiero, comercial, de producto…. que se implantan en función de las necesidades de la empresa).

El segundo apartado engloba la consultoría previa, imprescindible para una correcta planificación. Esa consultoría y asesoramiento continúa durante el proceso de implantación e incluye la formación del personal para utilizar adecuadamente las herramientas y aplicaciones. Finalmente, en el tercer bloque se incluyen todo lo relacionado con la infraestructura técnica: los servidores, redes comunicaciones…

ERP: una inversión asequible

Se puede prever a modo orientativo que, de la inversión total en el ERP, el 45% corresponderá al software, el mismo porcentaje será necesario para contar con la consultoría y el 10% restante será la inversión necesaria en la infraestructura. A esto hay que sumar los costes que conlleva el mantenimiento, las actualizaciones y la implementación de nuevos módulos si lo consideramos oportuno.

Sin embargo, no tiene por qué ser un coste excesivamente elevado, como muchas empresas pueden pensar en un inicio. Es preciso valorar todas las soluciones existentes en el mercado y pedir un presupuesto en función de las prestaciones que buscamos, para tener claro el coste que va a suponer, antes de iniciar este proceso.

En cualquier caso, la flexibilidad y las distintas formas de implantar este software, así como la aparición de solventes proveedores locales, con sistemas adecuados y acordes a los requisitos de la pequeña y mediana empresa, han hecho que el software ERP tenga un coste razonable y asequible. Un coste, que debe contemplarse siempre como una inversión, ya que las empresas que cuentan con estos sistemas aseguran que los beneficios que se obtienen compensan notablemente el esfuerzo realizado. 

martes, 10 de abril de 2012

Sistemas ERP: Una oportunidad para fomentar la productividad de su empresa


Uno de los retos que, sin duda, tiene su empresa es incrementar su productividad: obtener un mayor rendimiento de sus recursos tanto materiales como humanos. En este ámbito, los sistemas de software de gestión empresarial ERP son nuestro aliado.

La empresa que dispone con este software logra un mayor control de la información y de la gestión, con lo que se optimizan los procesos de trabajo, se automatizan operaciones, se evitan duplicidades, se acortan plazos y, en definitiva, se mejora la eficacia. Veamos algunos aspectos que repercuten en lograr esa mayor productividad.

Contar con toda la información de la compañía nos permite identificar los momentos en los que se producen pérdidas de tiempo, interrupciones, conflictos que se están resolviendo inadecuadamente –en pedidos, reclamaciones, servicio postventa, producción- y nos permite tomar medidas para corregirlas.
Podemos, además, controlar la demanda y el inventario a través del ERP promoviendo una producción adecuada y evitando la acumulación de stocks. Los datos sobre la demanda y ventas nos ayudarán también a buscar el momento oportuno para la presentación de nuevos productos, favoreciendo una buena acogida por parte del público.
El ERP contribuye a planificar nuestras acciones buscando el mejor resultado posible, como el establecimiento de nuevas redes de suministro y distribución o el lanzamiento de nuevos productos. Basándonos en los exhaustivos datos que  nos ofrece el software de gestión empresarial podemos coordinar mejor el trabajo de todos los departamentos y evaluar estos nuevos proyectos, su planteamiento, su distribución, la forma en la que llegan al cliente.

Asimismo, al disponer de una información más estructurada podremos, por ejemplo, delegar la toma de determinadas decisiones a algunos de nuestros profesionales. Si desde la dirección se ofrecen criterios claros, basados en la información con la que contamos, nuestro personal podrá responder ante determinadas situaciones de forma más eficaz, evitando dilaciones y una sobrecarga innecesaria de trabajo en los órganos de dirección. Esto puede ser especialmente útil, por ejemplo, en el caso de profesionales que están en contacto con clientes o con los proveedores. La delegación de competencias evitará consultas continuas e innecesarias. 

El ERP contribuye a evaluar los momentos en los que nuestros productos o servicios tienen mayor salida en el mercado, planificar la producción y tramitar las solicitudes a proveedores, todo ello de forma automatizada, evitando así llamadas, papeleo y posibles confusiones.
Entre otras ventajas conseguimos mejorar nuestro control financiero, gracias a esa sistematización de la información, y mejoramos nuestro potencial de negocio. Un importante abanico de posibilidades que requieren una implantación minuciosa del ERP y un cambio en la filosofía y la cultura de la empresa para que se desarrolle con éxito.
Cuéntenos su caso ¿cómo ha mejorado el ERP la productividad de su empresa?